RESILIENCIA EXPORTADORA PERUANA

El mundo entero ha sido sorprendido y duramente golpeado por la pandemia del covid-19, tanto en aspectos políticos, sociales, como en los económicos. El cierre de fronteras, el incremento de los costos logísticos, las restricciones al transporte y a la exportación de insumos médicos y alimentos, entre otras medidas, afectaron al comercio internacional, estimando contracciones de 9%, 12% y de hasta 32% en el peor momento de la pandemia, sin embargo, su recuperación en el último trimestre arrojó una caída de 5,3% al cierre del 2020.

El Perú, con una marcada apertura al mercado global, se vio afectado por estos acontecimientos como la gran mayoría de las naciones. Las exportaciones peruanas en el primer semestre del año 2020 mostraron una abismal caída del 27% respecto al mismo periodo del año anterior. A pesar de ello, no se paralizaron las acciones de facilitación y promoción del comercio, identificando oportunidades para la oferta exportable peruana de alimentos, como las frutas y hortalizas, y así, sectores como la minería y la industria manufacturera también comenzaron a reanimarse.

Terminado el 2020, las exportaciones peruanas registraron una caída de 13,7%, con un valor FOB por encima de US$ 40 mil millones. En términos generales, podemos mencionar que las importaciones también cayeron en un 16%, lo cual indica una balanza comercial positiva de US$ 6,8 millones.

A pesar de presentar una disminución de 16%, el sector minero contribuyó con un 62% a la exportación total, en gran medida por la rápida respuesta de China a la pandemia, principal destino de minerales, lo que permitió acelerar los envíos de cobre, hierro y plata en la segunda mitad del año.

El 32% de las exportaciones peruanas fueron no tradicionales, y de ellas, el 52,8% pertenecen a las agroexportaciones, demostrando así la capacidad del país para proveer al mundo alimentos de la más alta calidad, más aun en la situación actual en donde la alimentación resulta un bien esencial para combatir los agentes virales que afectan nuestro organismo. En base a ello, la promoción de los superalimentos como fuente de propiedades nutricionales únicas impulsó su exportación, superando los US$ 6,813 millones y sosteniendo un crecimiento de 8,2%. Un aporte valioso para el comercio y la economía nacional en el 2020.

La actividad agroexportadora ha logrado consolidar el liderazgo de diversos productos en el mercado mundial, y lanzar cada vez más frecuente, ofertas variadas de alimentos. Las frutas representaron el 60% de las agroexportaciones en el 2020, debido a la alta demanda de alimentación saludable y funcional. Por ejemplo, el Perú se ha consolidado como líder mundial en la exportación de arándanos, fruto que tuvo un desempeño de US$ 1,020 millones en valor FOB, 23,3% más que en el 2019. Las uvas frescas también tuvieron un crecimiento similar, y se consolidan como el principal producto de exportación con US$ 1,056 millones en envíos.

Por otro lado, las paltas y espárragos han colocado al Perú en el segundo lugar de exportación en cada uno de sus mercados. Así, otros productos han destacado en el año 2020 gracias al nuevo comportamiento del consumidor global a efectos de la pandemia. Los cítricos alcanzaron un récord histórico al sumar más de US$ 260 millones, 37% más que lo registrado el año anterior. Ello se debe al valor que le atribuye la vitamina C y el alto contenido de antioxidantes presente en las mandarinas, las naranjas y el limón. El otro producto estrella es el jengibre, cuyas exportaciones se incrementaron en 105% por su poder antiviral, conquistando el mercado norteamericano y holandés, principalmente.

El sector pesquero se caracterizó en el 2020 por los envíos de pota congelada, valorizados en US$ 600 millones y colas de langostinos congelados en US$ 140 millones, así como el dinamismo de productos como el filete de tilapia congelado que se incrementó en 173% y caballas congeladas en 120%. Destaca también la fuerte inserción de este sector en el mercado asiático, Australia y Nueva Zelanda.

Las exportaciones manufactureras lograron una ligera recuperación en el último trimestre del año y alcanzaron los US$ 3,738 millones, aportando el 29% de las exportaciones no tradicionales. Los envíos estuvieron dirigidos en gran magnitud al mercado norteamericano y Latinoamérica, sin embargo, se presentó un notable incremento en las exportaciones al mercado asiático, especialmente en países como Vietnam, Indonesia y Hong Kong. El principal producto de exportación fue el fosfato de calcio, a pesar de una baja de 17%. En cuanto a comportamiento dinámico, los tubos para sistemas de riego por goteo se incrementaron en 883%, los muebles de plástico en 251% y los neumáticos radiales en 67%.

La industria textil se vio gravemente afectada al inicio de la pandemia por las medidas de inmovilización social, provocando su desplome en el segundo trimestre del año y una paulatina recuperación para fines del mismo. Sin embargo, haciendo uso de su fuerte capacidad productiva y exportadora, se logró incrementar los envíos de polos de algodón a España (+89%) y Noruega (+82%), mientras que las prendas de vestir de alpaca ingresaron a los Emiratos Árabes Unidos con envíos que superaron el 124% con relación al 2019. Mercados como Singapur, Rumania y Nicaragua también recibieron la amplia oferta exportable textil peruana con valiosos incrementos. Mención especial para las mascarillas de protección, usadas en todo el mundo para evitar el contagio del covid-19, las cuales completaron un valor superior a los US$ 11 millones y aumentaron sus envíos en 3,019%, ingresando al mercado de China, Estados Unidos, Hong Kong, Chile, y otros 25 países más.

Sin ninguna duda, el sector servicios fue el más afectado por las restricciones al transporte y el turismo, anotando así un total de US$ 3,368 millones, impulsado en mayor medida por los servicios empresariales. Reanimar este sector en la situación actual que venimos atravesando será una tarea importantísima, para ello se deberá identificar oportunidades dentro de los ecosistemas digitales que han acelerado su presencia en medio de la pandemia, y a través de ellos, crear una oferta digital de servicios para la exportación.

El Perú posee 21 acuerdos comerciales que le permiten acogerse a mecanismos y herramientas de facilitación para posicionar su oferta variada en las economías más importantes del planeta. Más de 4,500 productos llegaron a 174 países en el 2020, ostentando su capacidad para hacer frente a las adversidades, identificando nuevas oportunidades, desarrollando oferta exportable, y apostando por nuevos mercados que colocan su interés en el producto peruano. En este año 2021, el primer bimestre ya ha registrado un incremento de 3,5% en las exportaciones peruanas. Iniciando con el pie derecho, se espera a fin de año recuperar los US$ 46 mil millones que se alcanzó en el año anterior a la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.